Creado por Patricia Pradolin, docente de Práctica de la Interpretación, Introducción a la Traducción y Orientación Profesional

jueves, 19 de mayo de 2016

Entrevista a la intérprete Victoria Massa Bulit

¡Gracias a la alumna Yamile Alvarez y a la Sra Victoria Massa Bullit por su generosa contribución a la cátedra!

1) ¿Por qué decidió estudiar interpretación? ¿Hace cuánto se dedica a esta profesión?
Decidí estudiar interpretación porque desde pequeña hablaba muchos idiomas (de hecho, aprendí el español a los 6 años) y era algo lógico y natural. Además mi padre era diplomático y justo al final de mi secundario lo destacaron en Washington D.C. donde había una reputada escuela de intérpretes… ¡se alinearon los planetas! Me dedico a la profesión desde que me recibí (1971) y luego
interrumpí para obtener mi título en Historia en Filosofía y Letras y retomé la profesión en 1996.

2) ¿Qué tipo de interpretación prefiere, simultánea o consecutiva? ¿Por qué?
La simultánea porque la consecutiva es demasiado expuesta para mi gusto.

3) En el caso de la interpretación simultánea, ¿cuáles son las cualidades que se deben tener para poder ser un buen compañero de cabina?
En el caso de simultánea, el compañero es esencial. Yo no me muevo de la cabina salvo que tenga que ir al baño (para las mujeres es mejor ir cuando no es una pausa de café...). Yo anoto cifras, nombres y siglas, señalo los post-its que puse con los nombres recurrentes, señalo en qué parte de la pantalla de power- point están, etc. El trabajo es del equipo, no es cuestión que se destaque uno
porque el público no sabe diferenciar (salvo que se trate de un equipo mixto). Pero aun así, la responsabilidad es de ambos y compartimos todo, la preparación, los glosarios, las búsquedas en internet, etc.

4) ¿Se especializó en algún área en particular? ¿Qué tipos de cursos, en su opinión, son indispensables para la formación de un intérprete?
Hago todo tipo de interpretación con excepción de biociencias. Creo que un intérprete debe realizar todo tipo de cursos, desde manejo del estrés y la voz, hasta economía y culturas orientales.

5) ¿Cuándo decir que sí a un trabajo de interpretación? ¿Cuándo no? ¿Por qué?
Yo acepto o rechazo un trabajo en función de mi idoneidad y el tema. Si es de mucha preparación y el cliente NO provee el material, prefiero pasárselo a algún colega (es un lujo que me puedo dar a esta altura del partido). Me gusta llegar a cada misión con todo controlado y estudiado, glosario listo y material visto. Si no es así, me pongo extremadamente ansiosa y no hago un buen trabajo. Es también
una cuestión de educar al cliente. Mis clientes, que ya me conocen, siempre me envían el material con anticipación.

6) Con respecto al cliente, ¿con cuánta frecuencia sabe en qué consiste y qué conlleva la tarea que el intérprete desempeña?
Es una cuestión de educar al cliente. No todos entienden todo lo que involucra una interpretación. Para muchos basta con conocer ambas lenguas de trabajo.

7) En lo personal, ¿cuáles son las satisfacciones que esta profesión le ha otorgado? ¿Qué hay de los retos y dificultades que ocasiona?
Me encanta participar en el proceso de comunicación. Ver que los rostros se iluminan porque entienden algo que dijo el orador a través mío me llena de satisfacción. Además he viajado mucho y he tenido el honor de conocer a personalidades y lugares que, de otra manera, nunca habría conocido. En cuanto a los retos y dificultades, creo que abarcan desde el cliente hasta los colegas hasta los oradores que hablan con un acento muy marcado o leen a toda velocidad porque quieren que este flagelo (el de hablar en público) termine lo antes posible…

8) ¿En qué consiste su preparación previa a un trabajo de interpretación?
Una vez que me contratan visito el sitio web de la empresa o del Congreso y empiezo a trabajar con la agenda, escuchando a los oradores por YouTube para ver cómo hablan y de qué. Luego, con el material que me enviaron, empiezo a armar glosarios y cada evento termina con su propio glosario.