Creado por Patricia Pradolin, docente de Práctica de la Interpretación, Introducción a la Traducción y Orientación Profesional

jueves, 19 de mayo de 2016

Entrevista a la intérprete Montserrat Sardá

¡Gracias a la alumna María del Mar López Alvero y la sta Sardá por su generosa contribución a la cátedra!

¿En dónde realizó su formación/en qué institución?
Licenciatura en traducción e interpretación en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y Máster en interpretación de conferencias en la Universidad de La Laguna.

¿Hace cuánto tiempo ejerce la profesión? ¿Qué idiomas maneja?
Trabajo como intérprete autónoma desde 2011, con inglés, alemán y francés como lenguas extranjeras y español y catalán como lenguas maternas.

¿Trabaja solo/a o con algún colega?
En cabina es habitual trabajar en parejas. Suelo trabajar con la misma compañera, pero depende del cliente, sobre todo, si es agencia o cliente directo. En el primer caso, puede que te asignen ya al compañero de cabina. En el segundo, hay más margen para elegir con quién trabajar.

¿Tiene algún campo en el que se especializa?
Sí, derecho, finanzas y automoción.

Si pudiera volver el tiempo atrás a sus primeros pasos como intérprete profesional ¿Qué
consejo se daría?
Tomármelo con mucha calma. La interpretación de conferencias es una carrera de fondo.

¿Tuvo alguna mala experiencia laboral? ¿Cómo manejo la situación?
Siempre hay momentos difíciles en cabina, ya sea por la dificultad del contenido, ya sea por el
acento o la velocidad de los oradores. Ayuda tener a un buen compañero en cabina.

¿Y el trabajo más satisfactorio?
Si la interpretación sale bien, todos los trabajos son satisfactorios, aunque es cierto que hay
interpretaciones más amenas o agradables que otras. En mi caso, me quedo con las
interpretaciones gastronómicas que realizo para un cliente. No solo hay que interpretar, sino
que suele incluir una degustación. ¡Eso es mimar al intérprete!

¿Qué interpretación prefiere, consecutiva o simultánea?
Me gustan ambas modalidades, no sabría quedarme con una.

¿Cuáles crees que son las características que todo intérprete debe tener? ¿Y cuáles son los
elementos que nunca debe olvidar a la hora de trabajar?

Ser constante, tener agilidad mental, interesarse por la cultura y la actualidad de los países de
sus lenguas extranjeras y poseer un excelente dominio lingüístico. A menudo los intérpretes se
olvidan de cultivar su(s) lengua(s) materna(s) y este es un gran error, pues es nuestra carta de
presentación.

¿Qué consejo les daría a aquellos intérpretes que están por venir?
Les diría que se dediquen a la interpretación solo si lo tienen clarísimo, porque es una
profesión que requiere un gran sacrificio y que nunca se deja de aprender, por lo que al final
puede resultar en cierto modo frustrante. Pero, desde luego, la adrenalina del momento de
interpretar y la satisfacción al actuar como mediador lingüístico y cultural no tiene precio.