Creado por Patricia Pradolin, docente de Práctica de la Interpretación, Introducción a la Traducción y Orientación Profesional

jueves, 19 de mayo de 2016

Entrevista al intérprete Tony Rosado

¡Gracias a la alumna Paula Mascheroni y al intérprete Tony Rosado por su generosa contribución a la cátedra!

1) ¿Hace cuántos años que se dedica a la interpretación? ¿Por qué eligió esta profesión?
Comencé a interpretar profesionalmente en 1985. Desde que era niño me intrigó la carrera de
interpretación. Por razones familiares, desde muy joven estuve expuesto a la profesión y desde
entonces fue algo que supe que era para mí.

2) ¿Recuerda alguna experiencia que haya sido particularmente desafiante y de la que haya
aprendido para futuros trabajos?
Cuando me contrataron para interpretar para los medios electrónicos el discurso de aceptación
de la nominación al cargo de presidente de los Estados Unidos por parte del entonces candidato
Barak Obama. Era la primera vez que un negro realmente tenía la posibilidad de llegar a la Casa
Blanca, y su discurso sería en un estadio de fútbol americano con cupo para ochenta mil
personas. Era plenamente consciente de la importancia política y la relevancia histórica del
evento; también sabía que mi voz se escucharía en vivo por millones de personas y por muchos
millones más en los notidiarios en español en muchos lugares del planeta y tiempo después en
documentales y vídeos. Esa experiencia me permitió poner en práctica (y comprobar la validez)
del principio que dice que cuando interpretas es como una danza entre el orador y tú dónde solo
existen las dos voces y el micrófono frente a tu rostro. El trabajo es el mismo cuando interpretas
para una persona que cuando lo haces para cien millones.

3) ¿Y alguna experiencia de la que se sienta particularmente satisfecho?
Quisiera poder decir que todas, pero desgraciadamente nuestro trabajo es extremadamente
difícil y complejo. He reflexionado mucho sobre esta pregunta y pienso que no tengo una
interpretación en particular que pueda mencionar. Más bien, yo diría que me siento
particularmente satisfecho cuando trabajo con algún intérprete joven y puedo compartir algo
de mi experiencia y contactos con los colegas más jóvenes que vienen aportando nuevas
destrezas a lo que se hace en cabina. Yo aprendo muchísimo de ellos y creo firmemente que
todos los veteranos deben colaborar con los nuevos en una relación de iguales.

4) ¿Tiene algún tipo de preparación momentos antes de realizar una interpretación? ¿Qué puede
recomendar para combatir los nervios previos?
Siempre llego temprano al trabajo. Me cercioro que todo funciona en la cabina, que el técnico
sabe lo que necesito, que mi compañero de cabina está cómodo conmigo y que no haya cambios
al programa que nosotros ignoremos. Combato los nervios con una tasa de café y platicando
con mi colega en cabina y en las cabinas vecinas de todo tema, excepto lo que vamos a
interpretar enseguida. Llegas preparado al trabajo, así que ahora es tiempo de descansar el
cerebro antes de someterlo al abuso de la cabina por ocho horas.

5) ¿Qué le aconsejaría a los futuros intérpretes?
Que solo se dediquen a esto si en verdad les gusta. Un buen intérprete debe hacer muchos
sacrificios: estudiar constantemente, viajar muchísimo, trabajar cuando otros descansan (días
festivos, noches, fines de semana) y privarse de actividades familiares y sociales que la mayoría
de las personas hacen cuando nosotros trabajamos. Solo si de verdad te gusta esto tendrás la
constancia necesaria para ser bueno y triunfar. Solo entonces disfrutarás las experiencias
incomparables de aquellos que por nuestra profesión nos convertimos en testigos presenciales
de la historia y además nos pagan para ello. Les aconsejo paciencia, persistencia y ambición.