Creado por Patricia Pradolin, docente de Práctica de la Interpretación, Introducción a la Traducción y Orientación Profesional

sábado, 25 de mayo de 2013

Un error de interpretación tiene lamentables consecuencias

En 1980, Willie Ramirez, un cubano-estadounidense de 18 años quedó cuadripléjico debido a un simple y evitable error de una intérprete en la sala de emergencias. Luego de que Willie fuera ingresado en el hospital con un fuerte dolor de cabeza y prácticamente inconsciente, una falla en la comunicación entre los médicos de Willie y sus familiares, hizo que el adolescente fuese tratado incorrectamente por una sobredosis, dejando que una hemorragia intracerebral pasara por desapercibida por dos días.
El error fue provocado por una única palabra: el falso amigo intoxicado.  En el español se utiliza para describir que una persona ha ingerido alimentos en mal estado, no es utilizada como la palabra en inglés intoxicated, que se refiere exclusivamente a alguien que ha consumido drogas.  La intérprete reconoció haber utilizado la palabra intoxicated pero afirmó que aclaró a los médicos que Willie no había consumido drogas ni alcohol. Por otra parte, los familiares utilizaron la palabra intoxicado para relatar que Willie podría estar intoxicado después de haber ingerido una hamburguesa en mal estado en la cadena de comidas Wendy’s.
Ni los médicos ni la familia recuerdan con precisión lo que se dijo exactamente ese día y solo quedó la palabra intoxicado como la evidencia oficial. Cuando se descubrió la hemorragia, se realizó una cirugía de emergencia, pero el daño irreversible ya había sido provocado. La demanda que se inició dio como resultado un acuerdo de  71 millones de dólares.  El salario anual de un intérprete médico en EE. UU. es de 40 mil dólares.
A pesar de que este caso es singular, es un recordatorio de lo importante y valioso que es el papel del intérprete y el traductor en la medicina.
http://www.flculturalcompetence.org/books.shtml