Creado por Patricia Pradolin, docente de Práctica de la Interpretación, Introducción a la Traducción y Orientación Profesional

lunes, 11 de junio de 2012

El papel del traductor como mediador entre culturas

Cada vez más empresas tratan de vender sus productos en el resto del mundo, pero no todas contratan a un equipo de traductores para evitar incómodos malentendidos.
Afortunadamente para Ikea, que usa nombres suecos para comercializar sus muebles en más de 40 países, alguien dio la voz de alarma a tiempo sobre su cama Redalen, que en tailandés significa "juegos sexuales previos".
Como informó esta semana Wall Street Journal, el trabajo de los traductores contratados por Ikea evitó que sus clientes se sonrojaran el día de la gran apertura en Bangkok de su primera tienda en Tailandia.
Redalen no era el único nombre delicado del catálogo. Entre otros, la maceta Jättebra sonaba como una palabra grosera usada en ese país para referirse al sexo, según el diario neoyorquino.
Pero no siempre se evitan estas meteduras de pata comerciales. BBC Mundo le recuerda otros casos célebres de nombres de productos o eslóganes comprometedores. Leer más