Creado por Patricia Pradolin, docente de Práctica de la Interpretación, Introducción a la Traducción y Orientación Profesional

miércoles, 16 de agosto de 2017

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

performance, en cursiva

Recomendación urgente del día
El término perfomance, que se emplea para denominar un tipo concreto de actividad artística, se escribe en cursiva por tratarse de un extranjerismo.
En la prensa podemos encontrar frases como «Octave One, un performance de otro mundo en Bogotá» o «Reflexiona sobre el proceso desarrollado por la artista conectando de manera íntima la performance».
La palabra performance, según recoge el Diccionario académico, es la ‘actividad artística que tiene como principio básico la improvisación y el contacto directo con el espectador’ y es un extranjerismo no adaptado procedente del inglés, de género femenino.
Así, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «Reflexiona sobre el proceso desarrollado por la artista conectando de manera íntima la performance» y «Octave One, una performance de otro mundo en Bogotá».
Junto a ese significado concreto, es cada vez más frecuente el uso de la voz performance con el más general de ‘función que se representa ante un público’, a veces con un sentido figurado como en «La era de la política performance». En estos casos resultan preferibles las alternativas en español espectáculo, representación actuación («La era de la política espectáculo»).
Para aludir a lo relacionado con este tipo de actividad artística, se emplea en ocasiones el adjetivo performativo («un espectáculo performativo», «artes performativas»…); no precisa ser destacado en cursiva, según se indica en las Advertencias del Diccionario de la lengua española, porque se considera un derivado del extranjerismo no adaptado al español performance.

miércoles, 9 de agosto de 2017

¡¡¡¡¡Gracias a la traductora intérprete Laura Rolón por este hallazgo!!!!!

Artículo publicado en Alta Voz -http://www.vozpopuli.com/altavoz/cultura/Maria-Moliner-escribio-diccionario-DRAE_0_1002500789.html

María Moliner, la mujer que escribió sola y a lápiz un diccionario dos veces más largo que el DRAE

“María Moliner hizo una proeza con muy pocos precedentes: escribió sola, en su casa, con su propia mano, el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana, dos veces más largo que el de la Real Academia de la Lengua, y –a mi juicio- más de dos veces mejor”, escribió el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez  del diccionario que escribió la filóloga y lexicógrafa aragonesa María Moliner (Paniza, 1900 - Madrid, 1981) y del que este año se cumple medio siglo desde su primera edición.

“María Moliner hizo una proeza con muy pocos precedentes: escribió sola, en su casa, con su propia mano, el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana", dijo García Márquez
El influjo que ejercen las palabras sobre las personas tiene en María Moliner una expresión poderosa e iluminadora, ese tipo de experiencia que demuestra la forma en que las frases empujan más que cualquier ventisca. María Moliner fue una bibliotecaria comprometida e impulsó la creación de una red de bibliotecas rurales. Hacia 1950 inició la que sería su gran obra, el Diccionario de uso del español. Lo hizo con el objetivo de crear "un instrumento para guiar en el uso del español tanto a los que lo tienen como idioma propio como a aquellos que lo aprenden”.
“Estando yo solita en casa una tarde cogí un lápiz, una cuartilla y empecé a esbozar un diccionario que yo proyectaba breve"
Comenzó a escribirlo, exactamente, en el año 1952: "Estando yo solita en casa una tarde cogí un lápiz, una cuartilla y empecé a esbozar un diccionario que yo proyectaba breve, unos seis meses de trabajo, y la cosa se ha convertido en quince años", aseguró en una entrevista concedida a la prensa. Tras una larga y lenta labor, la primera edición contó con la fe y el apoyo de Dámaso Alonso, director entonces de la Biblioteca Románica Hispánica de la editorialGredos, quien decidió impulsar el proyecto. Se publicó entre los años 1966 y 1967, en dos volúmenes.
Nada más salir a la luz el Diccionario de uso del español, escritores como Miguel Delibes o Francisco Umbral comenzaron a mostrar su fervor por él
Nada más salir a la luz el Diccionario de uso del español, escritores como Miguel Delibes o Francisco Umbral comenzaron a mostrar su fervor por él:  por su utilidad y la sencillez de su estilo, que rompía con la costumbre de definir los términos mediante frases enrevesadas y estereotipadas. Ese es, tal vez, su mayor logro: un estilo propio, moderno y práctico, que recogía en muchas ocasiones el habla de la calle, y que María Moliner supo imprimir a todas y cada una de las definiciones, con explicaciones claras, sin pretensiones, utilizando un vocabulario accesible para cualquier lector pero no por ello vacío de contenido ni falto de elegancia o sentido del humor.

Una mujer brillante en tiempos oscuros

Hija de un médico rural y de una madre con un especial sentido de la supervivencia y agudeza, María Moliner fue la segunda de tres hermanos. Entre 1918 y 1921 cursó la Licenciatura de Filosofía y Letras en la universidad de Zaragoza (sección de Historia), obtuvo un sobresaliente y Premio Extraordinario.  Al año siguiente, ingresó por oposición en el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, y obtuvo como primer destino elArchivo de Simancas. De ahí pasa al Archivo de Hacienda de Valencia, ahí conocerá a Fernando Ramón y Ferrando, catedrático de Física, con quien se casa en 1925. Durante esos años  nacen sus dos hijos, a la vez que continúa su vida profesional, comienza a participar  en las empresas culturales que nacen con el espíritu de laII República. 
Su inclinación por el archivo, por la organización de bibliotecas y por la difusión cultural, la llevó a reflexionar y trabajar sobre las Bibliotecas rurales y redes de bibliotecas en España
Su inclinación por el archivo, por la organización de bibliotecas y  la difusión cultural, la llevó a reflexionar  y trabajar sobre lasBibliotecas rurales y redes de bibliotecas en España e incluso asumió un papel activo en la redacción de instrucciones para el servicio de pequeñas bibliotecas, un trabajo vinculado a las Misiones Pedagógicas de la República. Dirigió la Biblioteca de la Universidad de Valencia, participó en la Junta de Adquisición de Libros e Intercambio Internacional, que tenía el encargo de dar a conocer al mundo los libros que se editaban en España, y desarrolló un amplio trabajo como vocal de la Sección de Bibliotecas delConsejo Central de Archivos, Bibliotecas y Tesoro Artístico, creado en febrero de 1937, en la que Moliner fue encargada de la Subsección de Bibliotecas Escolares.
Tras la derrota del bando republicano en la Guerra Civil Española, María Moliner regresó al Archivo de Hacienda de Valencia: dieciocho niveles por debajo del que tenía en el escalafón
Pero estalló la Guerra Civil Española y todo se vino abajo, derribado por los fuertes estragos de la contienda y los ajustes de cuentas que vendrían en los años siguientes. Tras la derrota del bando republicano, su marido  perdió la cátedra de Física y fue trasladado a Murcia. María Moliner regresó al Archivo de Hacienda de Valencia: dieciocho niveles por debajo del que tenía en el escalafón.  En la década de 1950, comienza la que sería su obras más luminosa en aquellos años de dictadura: el Diccionario de uso del español , en cuyos dos tomos se incluyen 1.750 entradas y más de190.000 definiciones. Aunque ella ya confeccionaba anotaciones para un diccionario que corrigiera las deficiencias del DRAE, un hecho el terminó de acelerar su decisión de ponerse a trabajar: su hijo Fernando le trajo de París un libro que llamó profundamente su atención, el Learner’s Dictionary of Current English de A. S. Hornby (1948).
Escribir ella sola un diccionario cuya claridad y acierto fue reconocido de forma unánime no pareció mérito suficiente a los académicos de la RAE para incluirla entre sus filas
Semejante hazaña: escribir ella sola un diccionario cuya claridad y acierto fue reconocido de forma unánime no pareció mérito suficiente a los académicos de la RAE para incluirla entre sus filas. Dámaso AlonsoRafael Lapesa y Pedro Laín Entralgo la postularon para que fuera ella la primera mujer en entrar a la Academia. Pero el elegido, sería Emilio Alarcos Llorach. “Sí, mi biografía es muy escueta en cuanto a que mi único mérito es mi diccionario. Es decir, yo no tengo ninguna obra que se pueda añadir a esa para hacer una larga lista que contribuya a acreditar mi entrada en la Academia (...) Mi obra es limpiamente el diccionario. Más adelante agregaba: Desde luego es una cosa indicada que un filósofo -por Emilio Alarcos- entre en la Academia y yo ya me echo fuera, pero si ese diccionario lo hubiera escrito un hombre, diría: ¡Pero y ese hombre, cómo no está en la Academia!”, dijo Moliner en una entrevista en El Heraldo de Aragón, en  1972. La escritora Carmen Conde, primera académica, reconoció que tenía que haberlo sido antes Moliner. Y lo sugirió en su discurso de ingreso en 1979: "Vuestra decisión pone fin a una tan injusta como vetusta discriminación literaria".

martes, 8 de agosto de 2017

Toma de notas

¡¡Muy interestante!! Gracias a mi amiga, la traductora intérprete Laura Rolón.

De la página del Parlamento Europeo

How can note-taking improve your interpreting skills?


Just imagine you are a consecutive interpreter, which means you possess an appropriate level of the target and source languageknowledge of the surrounding world and the subjects of speech, good memory and other vitallanguage skills like listening, understanding, speaking and grammar. During your interpreting career you are obliged to follow long speeches and interpret them in detail as quickly as possible. Interpretation envisages making a rendition of speech rather than a summary, which involves a lot of stress – especially when you are a beginner interpreter and you are not aware about some useful principles of notation that help you memorise. In this post you will read about some interpretation strategies that may help reduce the time of the speech memorisation.
How note taking provides you with interpreting 1
Abbreviations and symbols system
One of the best practices is using the symbol that represents an idea instead of a word. Thanks to jotting down symbols and abbreviations, interpreters can make a perfect draft for later rendition from the source language into the target one, as well as for transferring the meaning of the speech. One of the techniques is to avoid using double consonants, even though some or all vowels are missing. While using the method presented beneath, interpreters should not omit the key information from the speech. For example, write “cmte” instead of “committee”, “hstry” instead of “history”. Another very useful method is taking benefit from abbreviations, which means omitting endings, using only the first vowels and double letters, or first two or three letters of certain words to note down information. The best advice is not to overuse abbreviations and symbols at the beginning of the interpreter’s career – especially when you are not so familiar with them and you can forget what they stand for. So, you can try to add a new abbreviation only when you know the former ones.
AbbreviationOriginal word
w/with
w/owithout
app.approximately
stat.statistics
gvt.government
You can take advantage of using symbol “x” for the word ”time” and link it with other symbols to make noting down time expressions quicker and easier to be remembered.
AbbreviationOriginal  word
xxmany times, often
xx+many times more
xx-many times less
xtxfrom time to time,   occasionally
2xtwice
3x-/three times less than
If you would like to negate something, just put “no OK” instead of “OK” which stands for “approved”.
Let’s have a look at the most useful abbreviations and symbols
abbreviations
Create an own notation system
The main goal during notation is to establish your own best practice, as everyone has completely different personalities and ways of acquiring and retrieving something from memory, so it is better to adjust the aforementioned basic principles and develop an own notation system. The common practice is to keep your notes brief, clear and accurate, and just follow the rule of “economy of words”. There are some types of informationfrom the speech that have to be jotted down, like proper names, numbers, dates, links and separations between ideas, tenses of verbs, modal verbs, figures, points of view, and complete lists. You should also remember that there is not enough time to jot down every sentence, so concentrate on putting down the most vital ideas rather than taking down whole sentences. While taking notes, in general you can omit articles, exclamations, unimportant prepositions, adjectives and adverbs. It is important to focus on the overall comprehension of the speech and grasp the most important things to transfer to the participants. So, it is highly recommended to take notes only in the target language to reduce the time-consuming process of translation to a minimum. Thanks to this practice, interpreters can avoid making mistakes in the grammar structures, vocabulary or make some funny calques or misinterpretations.






viernes, 30 de junio de 2017

Entrevista a Daniel Sánchez Reinaldo

¡Gracias Daniel y gracias Vanesa Marinaro!

Sobre el intérprete

Es intérprete Jurado de inglés nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y socio de ASETRAD (Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes).
Se licenció en Traducción e Interpretación en la Universidad Autónoma de Madrid. Habla castellano, inglés, francés, italiano y ahora está aprendiendo catalán.
Trabaja mucho en televisión, principalmente para TVE. Interpretó a Obama en varias ocasiones, al embajador de EE.UU Alan Solomont y los Premios Nobel en el 2012 (Medicina, Física, de la Paz, Economía).
También trabajó en Accenture, una empresa multinacional dedicada a la prestación de servicios de consultoría y de servicios tecnológicos.

Entrevista

1.       ¿Hace cuánto es intérprete? ¿Cómo fueron sus primeros pasos en la profesión?
Soy intérprete freelance desde 2008, aunque durante mis estudios de Traducción e Interpretación tuve la oportunidad de comenzar en la profesión con un par de clientes que me salieron por aquel entonces y a los que daba servicio a la vez que asistía a las clases en la Universidad. Esos dos clientes me permitieron conocer cómo era este oficio, ir mejorando poco a poco y adquirir un poquito de experiencia para cuando terminase la carrera y me lanzara al mercado.
Al acabar la carrera comencé a trabajar en Accenture, en el departamento de traducción. Allí me encargué de gestionar proyectos y traducir. Después, decidí que había llegado el momento de dar el salto y establecerme como autónomo. Evidentemente fue una decisión con dudas y miedos, porque no sabes cómo se va a dar en el futuro. No sabes si tendrás clientes o no, o si tendrás un volumen de trabajo suficiente como para ganarte la vida con ese trabajo. Pero, por suerte, los clientes empezaron a llegar poco a poco… y así hasta ahora.

2.       ¿Cómo te preparas antes de cada interpretación? ¿Qué cosas llevas contigo que te son útiles en el momento de interpretar?
Para cualquier interpretación es muy importante documentarse previamente. En un congreso, en una conferencia, una reunión de trabajo es muy importante que te proporcionen todos los documentos que se vayan a tratar: presentaciones, discursos, etc. Ir a ciegas a cualquier interpretación es un riesgo que no deberíamos tener que correr. Muchas veces ocurre. Por eso hay que insistir a los clientes que si tienen interés en que su reunión o su congreso salga bien, tienen que ayudar a los intérpretes a saber qué es lo que tienen que interpretar. Hay otras ocasiones, como ocurre cuando interpreto en Televisión Española, en las que eso no es posible. Si estás interpretando un discurso de un presidente, una rueda de prensa tras un atentado o cualquier evento que sea de interés para emitirlo en directo en televisión, ahí nadie te puede entregar de antemano el discurso que se va a dar. Por eso es muy importante estar al día de la actualidad, saber lo que ocurre en el mundo, intuir los puntos principales de los que se puede hablar… Eso ayuda mucho en este tipo de discursos que son difíciles de preparar con antelación, porque muchas veces son noticias de última hora y desde TVE te llaman para que vayas corriendo en 30 minutos.
Sobre las cosas que llevo conmigo al interpretar, siempre llevo un ordenador o un Ipad para poder buscar cualquier palabra de la que tengas dudas. Además, siempre me hago mis glosarios sobre los términos que podemos encontrar ese día, papel y bolígrafo. Eso siempre, para apuntar cualquier cosa, como las cifras.

3    ¿Cuáles son tus técnicas contra el nerviosismo momentos antes de una interpretación?
Es fácil hablar de esto cuando ya llevas tiempo interpretando. Ahora te puedo decir que nunca me pongo nervioso en una interpretación. Sí que puedes estar un poquito “tenso”, lo cual es bueno para darlo todo desde el primer momento. Bien es cierto que al principio recuerdo que me ponía bastante nervioso. Pensar que estaba en televisión, que me podía oír todo el mundo, todo eso me ponía nervioso. ¿La solución? Ir acostumbrándote poco a poco. Y saber que lo único que pueden hacer los nervios es afectar negativamente a tu trabajo. Así que hay que intentar eliminarlos poco a poco. No es fácil, pero la práctica los va relegando a un rincón cada vez más pequeñito.

4     ¿Cuál fue el mayor desafío que se le presentó en una interpretación?
Son muchos los retos que se te pueden presentar al interpretar: un orador que no te pasa su presentación de 100 páginas y él intenta hacer su exposición en 15 minutos a toda velocidad, oradores que no vocalizan, interpretaciones de reuniones en la que los participantes se conectan vía telefónica (con un sonido que no siempre es bueno para interpretar), etc. Pero si tengo que pensar en una, recuerdo una entrevista en TVE a una exsoldado israelí que había publicado un libro y estaba en España para presentarlo. La entrevista era en directo. Antes de empezar hicimos una prueba de sonido para ver que los micros funcionaban bien, y así era. La entrevista empezó y de repente el micro de la exsoldado dejó de funcionar. Solo la oía a través del micro de la presentadora, con el consiguiente eco de fondo, que parecía que estaba metida en una cueva. A esto hay que añadir que la exsoldado comenzó de repente a hablar muy rápido y a decir ideas inconexas, sin tener mucho sentido. Yo hice todo el esfuerzo del mundo por sacar la situación adelante, pero la entrevista no salió del todo bien. Lo peor de todo es que cuando acabamos, vimos a la invitada y a su agente literario. Se acercó a mí y me dijo: “Perdona, pero ha llegado a la entrevista fumada”. No es bueno fumar ciertas sustancias antes de que te entrevisten en televisión. ¡Y menos si hay un intérprete de por medio!

5      ¿Qué consejos le darías a un estudiante de interpretación?
Siempre que los estudiantes de interpretación me piden un consejo siempre digo lo mismo: si de verdad queréis ser intérpretes, lo conseguiréis. Hay que dedicarle mucho tesón, mucho esfuerzo, mucho trabajo. Aprender, aprender y aprender. Y equivocarse, que no es malo. Hay que aprender de los errores. Pero si uno quiere ser intérprete, con trabajo lo será. Hay que abrirse paso en el mercado, claro. Pero como en cualquier trabajo. Si tú de verdad quieres ser intérprete, lucha por ello y todo llegará.


jueves, 29 de junio de 2017

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

un wasap y wasapear, adaptaciones adecuadas al español

Recomendación urgente del día
El sustantivo wasap (‘mensaje enviado por la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp’), así como su verbo derivado wasapear(‘intercambiar mensajes por WhatsApp’), son adaptaciones adecuadas en español.
Con motivo de la nueva función de WhatsApp que permite borrar mensajes tras haberlos enviado, en los medios de comunicación pueden verse frases como «¿Arrepentido de un WhatsApp?» o «Tienes cinco minutos para borrar un WhatsApp enviado».
De acuerdo con la Ortografía de la lengua española, la letra w es apropiada para representar la secuencia /gu/, entre otras, en palabras extranjeras adaptadas al español (waterpolo y web, por ejemplo), criterio por tanto aplicable a wasap como españolización del nombre que se da a los mensajes enviados por WhatsApp.
En cambio, WhatsApp se escribe así, sin adaptar y con mayúscula inicial en la y en la segunda a, si hace referencia al nombre propio de la aplicación.
Dado que en los dos ejemplos anteriores se está empleando WhatsApp para referirse a cada uno de los mensajes enviados, como nombre común, lo recomendable habría sido escribir «un wasap».
Si esta voz se pronuncia como palabra aguda, no se tildan ni el singular wasap ni en plural wasaps (ya que se trata de una palabra aguda terminada en grupo consonántico). También es muy frecuente su pronunciación llana y en este caso lo adecuado es poner tilde en la primera a: wásap/wásaps.
A partir del sustantivo wasap, es posible derivar el verbo wasapear, ya asentado, como en «¿Quieres promocionar tu negocio con una aplicación para wasapear?», sin necesidad de resaltarlo con cursiva ni comillas.
Por otra parte, aunque también pueden resultar admisibles las adaptaciones guasap, plural guasaps, y guasapear, al perderse la referencia a la marca original y percibirse como más coloquiales, se prefieren las formas con w.
El sustantivo wasap (‘mensaje gratuito enviado por la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp’), así como su verbo derivado wasapear(‘intercambiar mensajes por WhatsApp’), son adaptaciones adecuadas al español, de acuerdo con los criterios de la Ortografía de la lengua española.
Esta obra señala que la letra w es apropiada para representar la secuencia /gu/, entre otras, en palabras extranjeras adaptadas al español (waterpolo y web, por ejemplo), criterio por tanto aplicable a wasap como españolización del nombre que se da a los mensajes enviados por WhatsApp, cuya denominación comercial conviene respetar: «Facebook compra WhatsApp por más de 13 800 millones de euros».
Así pues, frases como «Su segundo hijo también le manda wasaps desde París, donde está cursando un máster» o «¿Quieres promocionar tu negocio con una aplicación para wasapear?» pueden considerarse correctas, sin necesidad de cursivas ni comillas.
Si se pronuncia como palabra aguda no se tildan ni el singular wasap ni el plural wasaps, pese a acabar en s, dado que se trata de una palabra aguda terminada en grupo consonántico.
También es muy frecuente su pronunciación llana, en cuyo caso lo adecuado es poner tilde en la primera tanto en singular como en plural: wásap/wásaps.
Por otra parte, aunque también pueden resultar admisibles las adaptaciones guasap, plural guasaps, y guasapear, al perderse la referencia a la marca original y percibirse como más coloquiales, se prefieren las formas con w.

miércoles, 28 de junio de 2017


Entrevista a Lucille Barnes

¡¡¡Gracias queridísima Lucille y gracias Luciana Muller!!!



Pequeña biografía
   Lucille Barnes es intérprete de inglés-castellano y formadora de intérpretes.
   Nació en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 3 de enero de 1950 en una familia de origen danés, inglés y escocés. Hizo sus estudios primarios y secundarios en Argentina, en St. Hilda's College y Ward College. Vivió en Dinamarca, Alemania, Francia y Noruega, lugares en los que dio sus primeros pasos como intérprete freelance.
   Algunos años después, se formó académicamente como Intérprete de Conferencias en la Universidad del Salvador (Buenos Aires), fue discípula y luego colega y coordinadora del equipo de Emilio A. Stevanovitch.
   Entre los años 1985 y 1990, se desempeñó como Jefa del Departamento de Traducción e Interpretación de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación (Argentina), durante la Presidencia del Dr. Juan Carlos Pugliese. También se desempeñó como intérprete personal del Dr. Pugliese.
   Fundó y es Directora y Coordinadora General del Estudio Lucille Barnes con años de trayectoria en la capacitación en interpretación de conferencias en diversos idiomas y en el que se forman intérpretes desde 1989.
  Por último, es miembro honorario de la Asociación Internacional de Profesionales de la Traducción y la Interpretación (AIPTI).

Preguntas y respuestas
1. ¿Hace cuánto tiempo se dedica a la interpretación? 
   Empecé con algunas experiencias, sin formación previa, solo por mi bilingüismo y las circunstancias del momento, cuando tenía 19 años y estaba viviendo en Europa, específicamente en Dinamarca y luego en Noruega. El castellano no era un idioma que hablara mucha gente allá, por 1969, 1970. De modo que empecé a oficiar de intérprete en diversas situaciones. Por lo tanto, hace casi 50 años que me dedico de un modo u otro a esta profesión.
¿Qué fue lo que despertó su interés por esta profesión?
   Me gustaban los idiomas, era bilingüe, no me gustaba enseñar idiomas, no me gustaba traducir, pero me atraía el papel protagónico que tiene un intérprete.
2. ¿Con qué tipo de interpretación se siente más cómoda? ¿Consecutiva o simultánea?
   Me gusta la simultánea. Me resulta más fácil, más natural.
¿Por qué?
   No tengo mucha memoria, elemento indispensable para la consecutiva, y no tuve maestros que supieran enseñármela como corresponde.
3. ¿Cómo es su período de investigación antes de una interpretación? 
   Todo depende del tema. Si es algo que manejo mucho, no necesito investigar demasiado, pero si es un tema que desconozco, obviamente requiere mucho más tiempo de investigación. Aunque suelo no aceptar trabajos de temas que no manejo. Y sugiero que no habría que hacerlo.
¿Y cómo maneja los nervios antes y durante la interpretación?
   La ansiedad va bajando en la medida en que uno se vuelve más experto, con la práctica, preparándose adecuadamente para el evento, respiración profunda y relajante, sentirse fuerte y seguro, y también creo que es cuestión de temperamento. Pero nervios sienten todos los intérpretes, si alguno dice que no le pasa, te estará mintiendo.
4. A la hora de tomar notas en una consecutiva, ¿tiene algún método especial que le sea útil?
   Como ya te dije, no hice mucha consecutiva con toma de notas, y cuando fue ineludible el compromiso, anotaba las fechas, números, nombres, y alguna que otra palabra clave, y luego esperaba que la memoria no me traicionara mucho.
   A esta altura de la entrevista debo aclarar que hace varios años que no me dedico de lleno a la interpretación, sino a capacitar intérpretes, ya que adoro enseñar. Interpreto de vez en cuando, ad honorem, para alguna causa con la que quiera colaborar, en situaciones en las que realmente no tengan los medios para pagar honorarios.
5. ¿Cuál ha sido el mayor reto y la mayor satisfacción al que se ha enfrentado en el ejercicio de esta profesión?
   No podría especificar uno en particular, los desafíos son constantes en esta profesión. La mayor satisfacción tal vez haya sido una conferencia en la cual el público aplaudió al orador durante 5 minutos y de pie. Me habían estado escuchando a mí, al menos la mayoría. Era una audiencia de 2.000 personas. El tema era la arquitectura y la poesía, de un tal Richard England, un reconocido arquitecto maltés, que además era poeta, y su disertación incluía párrafos de novelas hermosas, como la Historia sin Fin de Michael Ende. Por suerte, en esa época, mi hijo, que era chiquito, leía mucho, y era fanático de Michael Ende, por lo cual yo estaba empapada de esa literatura. England disertó maravillosamente y yo puede interpretar con placer y alegría. La combinación perfecta. England pidió un aplauso también para mí y luego me regaló su libro de poesías y me dijo que jamás había dado una conferencia con tanto público y tanto éxito.
6. ¿Qué consejos le daría a alguien que está estudiando la carrera de interpretación o recién se está iniciando como intérprete?
   Es fundamental practicar mucho, todo el tiempo, adquirir cada vez más vocabulario en ambos idiomas, más velocidad, más información. Un intérprete lleva sus recursos encima. No puede recurrir a fuentes externas, no hay tiempo. Tiene que poderlo todo y saberlo todo. Y entonces te lleva la vida lograr eso. No se puede dejar de practicar ni de estudiar ni de informarse jamás. Y solo se debe dedicar a esta actividad si realmente le gusta y le hace bien, de lo contrario no debería hacerlo.


Entrevistada por Luciana Müller el 14 de junio de 2017.