Creado por Patricia Pradolin, docente de Práctica de la Interpretación, Introducción a la Traducción y Orientación Profesional

sábado, 16 de junio de 2018

Interesante nota publicada por ADICA en su Facebook


The Pressures Of Being An Interpreter At A High-Stakes Summit
June 11, 20185:10 AM ET
Heard on Morning Edition

Igor Korchilov (center) served as interpreter when Soviet leader Mikhail Gorbachev and President George H.W. Bush met in 1990 to discuss arms control.
Yuri Lizunov, Alexander Chumichev/TASS via Getty Images
Former President George H.W. Bush was deep in nuclear negotiations with Soviet leader Mikhail Gorbachev. The 1990 talks, focused on an arms control treaty, were suddenly interrupted when a seasoned Soviet interpreter made a critical mistake.
The interpreter, Igor Korchilov, said the word "verifying" in English, instead of "verified." Everyone in the White House Cabinet Room froze and turned toward him — including his boss.
Gorbachev quickly said: "No, no — I never said that."
"To this day, I still feel extremely embarrassed," Korchilov tells NPR. He worked with Gorbachev from 1987 to 1990.
It was a seemingly minute detail. But in the context of these talks, the word "verifying" meant that the Russians had unexpectedly sided with the U.S. on one point in the long-sought agreement.
The discussion was on an Open Skies proposal, in which both sides could fly over each other's territory to verify compliance in arms control agreements. The Soviets and the Americans didn't agree on whose aircraft should be used for the inspections — the verifying party (the U.S.) or the verified party (the Soviet Union).
Korchilov interpreted Gorbachev as saying: "The aircraft to overfly territory for inspection purposes should be made available by the verifying party at the disposal of its crew."
"At that moment I wished the earth could swallow me up," Korchilov wrote in his 1997 memoir, Translating History: 30 Years on the Front Lines of Diplomacy with a Top Russian Interpreter.
He wondered if he had accidentally changed the direction of superpower diplomacy. He approached the U.S. president later to offer his apology.
"He made a stern look, put his arms in his pockets and said, 'Relax, the good news is that you didn't start World War III.'"

Korchilov also apologized to Gorbachev, who said, "Oh, don't worry, Igor. Only those who do nothing make no mistakes."
The politics behind the words
In closed-door meetings at the highest level, interpreters face the pressures of global diplomacy. Every word matters, and a slip-up can have monumental consequences. That's especially true for the June 12 summit meeting between President Trump and North Korean leader Kim Jong Un.
President Trump presents his own challenges for interpreters. He's known to go off-script. His former campaign adviser Anthony Scaramucci once said, "Don't take him literally, take him symbolically."
And earlier this year, The Washington Post reported on the difficulties of translating Trump's profanity, such as his comment in January about "shithole countries."

North Korean leader Kim Jong Il and Secretary of State Madeleine Albright met in Pyongyang on Oct. 23, 2000. Tong Kim (between Albright and Kim) served as the State Department interpreter.
Reuters
Uncertainty, however, is part of any language. That's why the best interpreters serve as both linguists and diplomats — they understand the politics behind the words. For those who've interpreted top-level meetings, they've lived the pressure.
On Oct. 23, 2000, Madeleine Albright, then secretary of state, became the highest ranking U.S. official ever to set foot in North Korea. She met former leader Kim Jong Il, clad in his trademark khaki pants and jacket, at the Pae Kha Hawon state guesthouse in Pyongyang. Albright's trusted interpreter, Tong Kim, followed close behind.
"That was the most important meeting I have ever interpreted for," says Tong Kim, who served as the senior Korean language interpreter at the U.S. State Department.
Albright was trying to persuade the regime to abandon its long-range missile program. To prepare, Tong Kim needed to learn the jargon of arms control. He reviewed top-secret briefs and read a dozen books on nuclear bombs.
"I kept reading and reading," he says. "Reading every article in newspapers and academic journals — it was total immersion, in the task of preparing myself."
When he first began interpreting, he says, "I spoke like a South Korean. And they did not seem to appreciate it, although they could understand my renditions, perhaps not as readily, though."
So he perfected a North Korean accent.
"I picked up their language, their intonation, their dialect," Kim says. "And that gives them some trust."
Albright's meeting was meant to pave the way for President Bill Clinton to visit Pyongyang, but missile talks between North Korea and the U.S. stalled just as Clinton left office.
"I almost got us both killed, didn't I?"

Former Vice President George H.W. Bush met with El Salvador's President Álvaro Magaña in 1983. During the toast, Bush relayed President Ronald Reagan's concern over killings by right-wing death squads. Stephanie Van Reigersberg (center) was Bush's interpreter.
Bettmann/Bettmann Archive
In December 1983, George H.W. Bush, then Ronald Reagan's vice president, went on a secret mission to El Salvador. The country was in the midst of a civil war. Stephanie Van Reigersberg, who led the interpreting division at the State Department and specialized in Spanish, was assigned to accompany him.
They flew in on Black Hawk helicopters, through the Salvadoran mountains to a presidential villa. Only a handful of U.S. officials knew about the vice president's planned meeting. Bush was there to deliver a warning to a group of military commanders about the government's brutal death squads.
"The whole military senior staff was there and they all had weapons on their laps," Van Reigersberg recalls.
Secret Service agents recommended the vice president call off the meeting over security concerns. But Bush refused — he was determined to confront the commanders.
"Basically, he cussed them out," Van Reigersberg says.
"Having a woman interpreter using that kind of language really got their attention. You are so concentrated on delivering the message that it's only afterwards that you say, 'Oh my heavens.' And after the meeting, Bush said, 'Well, I almost got us both killed, didn't I?'"
Reagan's "adversary"

Soviet leader Mikhail Gorbachev met with President Ronald Reagan in Washington in 1987. Dimitry Zarechnak (far left) served as the U.S. interpreter during their meeting and faced a conundrum presented by the English word "adversary." Pavel Palazhchenko (second right) served as the Soviet interpreter.
Historical/Corbis via Getty Images
Years of negotiations led to a U.S.-Soviet summit in Washington, D.C., in December 1987. President Ronald Reagan welcomed his Cold War rival Gorbachev to the White House, in hopes for a new era of peace.
During the official welcoming ceremony on the White House South Lawn, Reagan famously said: "Today marks a visit that is perhaps more momentous than many which have preceded it, because it represents a coming together not of allies — but of adversaries."
"We were just agonizing over this word 'adversaries,'" said Dimitry Zarechnak in an interview with NPR in 2001. He was interpreting the president's speech that day.
The Russian word for "adversaries," protivniki, sounds similar to a word that means "disgusting," protivniy.
"In English," Zarechnak said, "you can have a noble adversary. In Russian, it sounds terrible."
So instead of repeating the word "adversaries," Zarechnak used a Russian word for "competitors."
Gorbachev gave a slight nod — and the summit was underway.


jueves, 31 de mayo de 2018

Entrevista al intérprete Carlos Jacobo

Agradecemos a Carlos Jacobo por su generosidad y felicitamos a la alumna Melisa Martín por su esfuerzo.

Carlos Jacobo es Traductor e Intérprete de Ingles, Francés y Árabe.


¿Ya sabía más de un idioma cuando comenzó su carrera de intérprete o los estudió
después? ¿Por qué esos idiomas?
Sí, de adolescente ya había empezado a estudiar Inglés y Árabe. Algunos pueden pensar que la razón puede ser interés económico, o porque no hay muchos que interpreten Árabe, por ejemplo, pero esa no fue mi motivación. De niño, siempre quise estudiar árabe. Sumado a esto, siempre sentí un gran interés por estos idiomas y una conexión personal hacia ellos. Podríamos decir que mi interés por los idiomas fue a la par de mi interés por la profesión, y puedo decir que disfruto tanto mi trabajo que no lo veo como tal; me siento más bien como realizando a diario una actividad lúdica.

¿Tiene alguna rutina antes de un trabajo? Si es así, ¿cuál?
Dando por sentada la preparación técnico-profesional y de investigación previa a cada trabajo, tengo una rutina personal que mínimamente me permite llegar distendido a la instancia de trabajo. Si debo interpretar de mañana, me levanto temprano y desayuno con tiempo y como lo haría cualquier otro día. Si el trabajo es por la tarde, si me es posible duermo en el horario de la siesta. Además, siempre salgo de mi casa con tiempo ya que uno nunca sabe qué imprevistos pueden surgir en el trayecto hacia el trabajo. Personalmente, prefiero viajar en silencio, sin radio ni música, porque me ayuda a distenderme. Pero por supuesto, cada uno debe encontrar lo que más lo ayude.

¿Hay alguna cosa que bajo ninguna circunstancia harías antes de un trabajo?
Siempre evito situaciones conflictivas antes de un trabajo. Por ejemplo, atender una
llamada de televenta o que sé que es de un tema que no me interesa. Si atiendo el
teléfono y es algo importante dejo la llamada pendiente para devolverla a la brevedad,
después del trabajo. Para mí es esencial evitar cualquier situación que pueda
desconcentrarme o desenfocarme del trabajo para el que me preparé.

¿Alguna vez interpretaste con la técnica whispering? ¿Cuándo?
Varias veces he tenido que utilizar esta técnica, pero no la recomiendo porque siento
que es incómoda tanto para el intérprete como para el resto del auditorio, incluido el
receptor del susurrado. La última ocasión que tuve de utilizar esta técnica fue hace un
par de semanas en un casamiento en Buenos Aires. Al principio iba a ser una
interpretación consecutiva, pero el Jefe de Registro en determinados tramos avanzaba
sin mayores pausas. La situación no daba para toma de notas así que luz verde para un
whispering en tono intermedio, no bajo ya que desgasta muchísimo.

¿Cuál fue su mayor desafío en su carrera?
Mi mayor desafío tuvo lugar hace un par de años. Me contrataron para un trabajo en una
universidad y la víspera se realizó en la Alianza Francesa una recepción protocolar.
Decidí asistir para conocer un poco más sobre la composición de los disertantes. Yo
esperaba encontrarme con cuatro o cinco personas. Te podés imaginar mi sorpresa
cuando caí en la cuenta de que era un contingente de unas cincuenta personas, todas de
un nivel académico alto, rectores, decanos… and the like. Fue una situación muy
intimidante. Sentí que fue una prueba de fuego. Por suerte, el haber asistido me dio un
margen de doce horas para hacerme a la idea de la presentación del día siguiente y
poder trabajar internamente la composición de lugar para la jornada siguiente. Por
suerte fue una experiencia positiva, pero esa noche me sentí realmente pésimo.

Después de este tiempo ejerciendo la profesión, ¿recomendarías estudiar otros
idiomas? ¿Cuáles?
¡Absolutamente! Siempre lo aconsejo a alumnos o colegas que me lo preguntan, sobre
todo si esa inquietud está impulsada por una vocación de fondo. Sin embargo, es como
dije al principio, es un salto enorme a favor si uno cuenta con una conexión particular
que se propone aprender. Como en todo proyecto en el que uno se embarque, debe
impulsarlo un fuerte interés y una pasión real para que no se vuelva una carga, porque
sabemos que dedicarse profesionalmente a un idioma requiere muchas horas diarias de
dedicación. En mi caso el motor no ha sido otro que el interés en conocer otras formas
de enfocar la realidad y la existencia a través de distintas lenguas. No importa cuál, cada
profesional o futuro profesional lo va a determinar. Si a mí me mandaran a estudiar
Mongol –por mencionar un idioma mencionado al azahar– no tendría objeción en
hacerlo. “- ¿Y el aspecto laboral?”, podría preguntarme algún colega; estoy convencido
que esa parte la genera el propio profesional a través de una batería de acciones y
recursos que como bien sabés son objeto de materias puntuales de nuestra formación
como traductores e intérpretes. ¡Gracias por tu interés!

Entrevista al intéprete Gerardo Bensi

El alumno Martín Muller se contactó con el intérprete Gerardo Bensi, que generosamente nos cuenta sobre sus experiencias como intérprete y la relación del intérprete con las diferentes audiencias, entre otros temas. Agradecemos su generosa colaboración y felicitamos al alumno por este esfuerzo.

Respecto de la relación con las audiencias, te diría que uno construye una relación distinta según el contexto. Si estás en un evento donde trabajás en cabina y no interactuás con la audiencia de ninguna otra manera, casi no se construye ninguna relación. Ahora bien, puede pasar (fue mi caso, era un congreso de psicología) que tengas una audiencia para la que trabajás en cabina / simultánea durante las sesiones plenarias, pero hacés consecutiva en los talleres. Ahí se da otra relación más cercana, cara a cara, donde la audiencia incluso te corrige, o te agradece, vos tenés la posibilidad de pedir aclaraciones, etc. Lo mismo ocurre cuando hacés simultánea con una audiencia reducida (ej. en mi caso, una reunión de los directores de Amnesty International de los países de América) e interactuás con la audiencia en los ratos libres, los coffee breaks, etc. Algo parecido me pasó en un seminario sobre sociología de la religión en que interpretábamos en simultánea para un grupo de 10 estudiantes (el profesor era de California) con equipos de interpretación portátiles (no sé si los conoces, consisten en un transmisor y una cantidad de receptores con un audífono para la gente, suelen ser una alternativa más económica que las cabinas, sobre todo para grupos reducidos, digamos, de hasta 30 personas). En términos generales, las audiencias de un intérprete suelen tener un rasgo en común: son especializadas. Esto quiere decir que tenés que manejar la terminología específica con rigor.

Justamente, esa es una de las recomendaciones que yo creo son esenciales antes de pararte frente a una audiencia: estudiar, estudiar y estudiar. Estudiar las presentaciones o documentos del encuentro (si te los dieron, a veces no pasa), estudiar la terminología específica para no depender de buscar cosas en los glosarios. Mientras más estudies antes del evento, más tranquilo vas a estar durante la interpretación, lo cual redunda en una imagen más profesional ante el cliente (que puede ser el organizador del evento o incluso alguno de tus colegas que te contrató para que lo ayudes; actualmente, la mayoría de mis clientes son colegas).

A fin de prepararte para un evento, una de las cosas más importantes es la agenda, porque contiene los nombres de los presentadores y los títulos de las charlas. Aunque no tengas las presentaciones o ponencias, al menos tenés una idea del tema y podés googlear los nombres de los oradores como una forma de conocer cuáles son sus especializaciones, temás de investigación o interés y la terminología relacionada con ellos. Si no te pueden dar las presentaciones porque no las tienen, al menos podés pedir que te den una agenda preliminar, aunque no sea la definitiva (a los efectos de tu preparación, no importa si los horarios de las charlas se atrasan o adelantan, aunque sí importan los horarios de inicio y finalización, porque indican cuántas horas vas a trabajar y eso incide a la hora de presupuestar). Un punto muy importante es tener el ánimo predispuesto para que te pidan cosas inesperadas y saber resolverlas. Por ej. en ese congreso de psicología, mi boothmate y yo veníamos haciendo cabina súper tranquilos, cuando de repente nos piden que hagamos un trecho en consecutiva, frente a una audiencia de (aprox.) 200 personas porque una ponente iba a cerrar el congreso en español y los extranjeros ya habían devuelto sus receptores de interpretación. Hubo que salir de la cabina, subirse al escenario, tomar nota y apechugar. Lo mismo si, por cualquier motivo, hay una falla técnica en el sonido y no se puede seguir en cabina: te pueden pedir que vayas al frente con consecutiva para que se pueda continuar con la actividad hasta que resuelvan el problema. Otro punto importante, creo yo, es ir con una actitud seria, profesional, pero no acartonada: la audiencia no está esperando para irte a la yugular cuando te equivocás, a veces incluso te ayudan o te aclaran algún punto. En ese caso, uno agradece el aporte, sigue interpretando y luego, en un descanso, anota el equivalente que aprendió. Esto pasa mucho cuando interpretás para empresas que tienen una jerga interna que no vas a encontrar en ningún diccionario ni glosario, o que usa siglas que son específicas de esa compañía; en tales casos, nadie toma a mal que hagas una pregunta. La verdad es que, como intérpretes, podemos estudiar mucho, pero otro tanto es lo que vamos a ir aprendiendo sobre la marcha durante el trabajo. Por eso otra habilidad importante de un intérprete, me parece, es aprender a aprender.

 Un tema importantísimo para un intérprete es la confidencialidad. Hay cierto tipo de situaciones en las que los clientes nos van a pedir que mantengamos reservada la información que escuchemos, e incluso si no nos lo piden, está implícito que tenemos que mantener confidencial la información a la que tengamos acceso mediante documentos o en la conversación en sí, ya que puede tratarse de datos comerciales o internos de la empresa (o de un ente gubernamental) que el cliente no quiere que se divulguen. Por lo tanto no podemos tuitear, poner en redes sociales ni comentar con nadie las cosas que escuchemos, incluso podríamos ser sancionados legalmente.

Entrevistas a las intérpretes Diana Merchant y María Laura Fox

Gracias a ambas intérpretes por su generosidad y felicitaciones a la alumna Lucila Dalotto.

Diana Merchant: Miembro de A.I.I.C. (Asociación Internacional de Intérpretes de
Conferencia) Clasificación lingüística Inglés A y Español A
Socia fundadora y miembro de A.D.I.C.A (Asociación de Intérpretes de Conferencias
de Argentina)
Intérprete de Conferencias Inglés-Español, Español-Inglés. Curso de Interpretación del
Dr. Emilio Stevanovitch. 1977.
Intérprete de Conferencias Francés-Español, Español-Francés. Alianza Francesa de
Buenos Aires. 1977.
Directora del C.C.I.T. y Profesora de interpretación en los cursos dictados por el Centro
desde 1984.
Miembro de los equipos de intérpretes que se han desempeñado en conferencias de
diferentes organismos internacionales, entre ellos la FAO, la OMS, la OEA, la CEPAL
y el Comité Olímpico Internacional entre otros.

1. ¿Cuándo se dio cuenta que lo suyo era ser Intérprete de Conferencias?
Diana Merchant: No sé si realmente me pregunté si lo mío era ser Intérprete de
Conferencias. Tenía el inglés y el español como primeras lenguas y sabía que quería
hacer algo con el inglés. Al ponerme a indagar qué opciones había me pareció que la
interpretación era un muy interesante campo de trabajo por la variedad temática y de
entornos laborales. Estudié y me preparé y se me dieron las oportunidades, cosa que
pude aprovechar. Una vez dentro del mundo laboral me di cuenta de que era un enorme
desafío y que me encantaba.

2. ¿Recuerda su primera experiencia como intérprete?
Diana Merchant: ¡Cómo olvidar la primera interpretación! Fue una conferencia de
prensa en interpretación consecutiva que hice a los 20 años. Era un trabajo de una gran
exposición, de esos que uno acepta cuando es muy joven y no mide la complejidad de la
tarea. De todas formas, salió muy bien y, a pesar de los nervios, quedé totalmente
satisfecha con el trabajo al igual que el cliente.

3. ¿Cuál fue la interpretación que le generó más nervios? ¿Por qué?
Diana Merchant: Posiblemente haya sido la interpretación de un desayuno de
trabajo en el cual el principal orador era el presidente Clinton. Los nervios no fueron
tanto por la dificultad de la interpretación en sí sino por la cantidad de personas de todo
el mundo que estaban escuchándolo, pendientes de cada palabra que pronuncia un
personaje de ese calibre.

4. ¿Cuál es el trabajo del que se siente más orgullosa?
Diana Merchant: Me siento orgullosa de muchos trabajos de los que hice. El del
presidente Clinton es uno de ellos, pero hay muchos otros como el Foro Económico
Mundial que se hizo en Buenos Aires hace un par de años o la Asamblea del Comité
Olímpico Internacional que también fueron oportunidades únicas.

5. ¿Posee alguna técnica para memorizar?
Diana Merchant: La visualización es una de las técnicas que más uso a la hora de
memorizar. Si uno intenta memorizar una idea o un mensaje determinado, es mucho
más fácil recordarlo visualizándolo en nuestra pantalla mental. Al darle un contexto
físico esas ideas se nos representan inmediatamente.

6. ¿Alguna vez pensó en dejar la profesión?
Diana Merchant: No pensé en dejarla totalmente pero sí en seleccionar los tipos de
eventos con los que más disfruto. Además, toda la vida me dediqué a la enseñanza de la
interpretación de conferencias por lo cual logré encontrar un buen equilibrio.


Entrevista a Maria Laura Fox

1. ¿Cuándo se dio cuenta que lo suyo era ser Intérprete de Conferencias?
Maria Laura Fox: Cuando terminé el profesorado y comencé mi primera formación con Emilio Stevanovitch, fue todo un desafío, pero el último día me dijo: “Miss Fox, you speak English very well, you speak Spanish very well, but you lack knowledge of the world, therefore, you cannot be an interpreter now...”
En ese momento yo ya era profesora de inglés, me había recibido con buenas notas, y tenía 21 años. Me sentí muy desilusionada… pero… ¡hoy me doy cuenta de que Stevanovich tenía razón!

2. ¿Recuerda su primera experiencia como intérprete?
Maria Laura Fox: ¡Totalmente! Y fue una de las más difíciles de mi carrera: ¡mediastino! Cuando me dijeron el tema, no sabía si el mediastino era un órgano, una enfermedad, o el nombre del orador.

3. ¿Cuál fue la interpretación que le generó más nervios? ¿Por qué?
Maria Laura Fox: Creo que fue esa, y por las razones que mencioné. También me dio nervios interpretar a Roger Federer, por la repercusión mediática. (sabía que iba a ser transmitida por la tele, y fue más vista de lo que yo creía…)

4. ¿Pertenece a alguna asociación de intérpretes?
Maria Laura Fox: No.

5. ¿Posee alguna técnica para memorizar?
Maria Laura Fox: No, solo estudiar, pero ninguna técnica especial.

6. ¿Alguna vez pensó en dejar la profesión?
Maria Laura Fox: No, ¡nunca jamás! Me encanta aprender y a mí me pagan para que lo haga. Casi nunca tengo la sensación de estar trabajando. Generalmente soy quien decide con quién compartir la cabina, lo cual hace todo más divertido.

lunes, 28 de mayo de 2018

Entrevista a la Intérprete María Laura Speziali

Muchísimas gracias a la intérprete María Laura Speziali.

Primer parte a cargo del alumno Martín Müller. ¡Felicitaciones!



1) ¿Qué recuerda de su primera experiencia como intérprete?

Recuerdo la felicidad de poder hacerlo, de "salir a escena".

2) ¿Cómo es su rutina de preparación frente a una nueva disertación?
Intento conseguir material (agenda, presentaciones, bio, etc.). Si no lo consigo, al menos con el nombre del orador hago una búsqueda en internet. Siempre me resulta útil estar informada con noticias nacionales e internacionales, intento leer algunos diarios antes de cada interpretación. Intento comprender el tema, si me resulta novedoso investigo mas allá del campo específico de la ponencia a interpretar.

3) ¿Qué preguntas considera importante realizarle al disertante para una buena sincronización? 
Esto depende en gran medida, en mi opinión, de la predisposición del disertante y de si se trata de interpretación simultánea o consecutiva. En interpretación consecutiva, es vital acordar los cambios, para que sean lo más ágiles posibles para el orador, el intérprete, y el público. En interpretación simultánea, especialmente interpretando del inglés al español, puede ser útil que el orador sepa que la estructura del español es mas larga. Si no hay eco, uno hace lo mejor que puede en la situación que se presenta.


4) ¿Qué le recomendaría a un estudiante, especializarse en unas pocas áreas, o aceptar nuevos desafíos y  experiencias constantemente?
Creo que siempre es bueno desafiarse, si bien en mi experiencia, he desarrollado un área de expertise, conocí otras, de algunas me alejé, con otras sigo intentando.

5) ¿Qué palabras le dirigiría a un estudiante para inspirarlo a alcanzar el éxito profesional?
Creo que cada experiencia es única y uno debe guiarse por su propio sentido común, su intuición. Si tiene al lado a un intérprete con más experiencia, escucharlo, pero siempre cuestionar.

Segunda parte a cargo de la alumna Analía Paz. ¡Felicitaciones!

1) ¿En dónde realizó su formación/en qué institución? ¿Hace cuánto se dedica a la interpretación?
Me recibí de profesora de inglés en el ISP Joaquín V. González en 1997 y obtuve mi diploma de Intérprete de Conferencias en el ICIT en 2000. Me dedico a la interpretación hace 18 años.

2) ¿Recuerda algún trabajo particularmente difícil?
Los trabajos me resultan difíciles cuando las condiciones no son óptimas (sonido, extensión de la jornada, trato con el cliente o interpretado, etc.)

3) ¿Cómo fue su primera interpretación?
Fue muy placentero comprobar que podía interpretar. Lo disfruté muchísimo.

3) ¿Se aprende a controlar los nervios, o más bien, se acostumbra a ello o siempre se está nervioso antes de interpretar?
Creo que siempre es un “salir a escena”. En mi caso, esta expectativa ante una situación nueva siempre genera cierto estado de alerta, que creo que es positivo para continuar preparándome antes de una interpretación.

4) ¿Algún consejo para alguien que quiere ser intérprete?

Que no se frustre rápidamente, que tenga tolerancia al error, que persevere.

jueves, 24 de mayo de 2018

Entrevista a la Intérprete Mariela Calabretta


Agradecemos mucho a la traductora intérprete Mariela Calabretta y felicitamos a la alumna Alexia Leiva por su trabajo.
1.     ¿Qué hizo que usted decidiera empezar o seguir una carrera como la de interpretación?
La verdad, siempre me gustó el tema de la interpretación más que la traducción. Acá en Paraná, donde yo resido, y en Santa Fe, todavía no existía la carrera de interpretación… nos estamos remontando al año 2001. Uno de los motivos principales fue una entrevista que le hicieron a Paul McCartney, uno de los integrantes de los Beatles, que es una de mis bandas favoritas, y lo que pasó fue que no me gustó la manera en que lo interpretaron. Durante mucho tiempo, de chica, estudié mucho sobre de la vida de ellos, y como que sentí que el intérprete le pifió bastante en algunas cuestiones. Entonces dije que algún día iba a seguir la carrera de interpretación e iba a ser intérprete además de traductora.
Cuando me metí en el mundo de la interpretación, me di cuenta que muchas veces el intérprete no yerra por falta de preparación o de estudio sino por la inmediatez del trabajo, ya que en el momento a uno se le puede hacer una pequeña laguna mental de 2 o 3 segundos… y es ahí donde uno tiene que salvar el momento. No importa cuánta preparación tenga uno sobre el tema que esté interpretando, puede cometer algún pequeño error de igual manera.
2.     ¿Qué es lo que más le gusta y lo que menos le gusta de esta profesión? ¿Por qué?
Lo que más me gusta, y porque no le tengo pánico, es el hecho de que, cuando se es intérprete, uno interactúa y es visible, salvo cuando está en una cabina que no se lo ve. En cambio, el traductor es como un fantasma, no lo ve nadie. Lo que trato de decir es que si bien son carreras o campos de trabajo muy similares, en la interpretación uno forma parte del proceso de otra manera.
Por otra parte, también me gusta el tema de la dicción, de tener que ponerle una voz, una impronta. Por ejemplo, me ha tocado interpretar varias ceremonias de casamiento y esa diversidad que por ahí la traducción no lo permite, la interpretación sí lo hace.
¿Qué es lo que menos me gusta? Como en todo, no me gusta que en el siglo en el que estamos, sigamos siendo una profesión tan poco reconocida, que siempre haya que estar “peleando” un presupuesto y se nos menosprecie. Ojo, entiendo que hay un desconocimiento por parte de la sociedad de lo que es el intérprete, aunque si nos remontamos a los juicios de Nuremberg en Alemania, los intérpretes fueron clave y desde ahí en adelante, se podría decir que es un profesional sumamente importante en un montón de cuestiones, al igual que el traductor.
Como resultado, uno de los aspectos que menos me gustan sería esta falta de reconocimiento por parte de la sociedad. Si uno pone el ejemplo de un abogado o un médico, a este nunca se le discute lo que cobra, pero a nosotros siempre se nos trata de dar vueltas, por más que yo esté matriculada como traductora o intérprete y tenga un tarifario mínimo. A veces, es imposible hacérselo entender al cliente y hay que terminar educándolo o rechazando trabajos. Con respecto al trabajo en cabina, se da un desgaste mental tal que se debe trabajar de a pares y segundo, hay toda una preparación previa, un estudio, una organización, y es feo que todo eso no se tenga en cuenta. Pero bueno, creo que también es nuestro trabajo como profesionales del área instruir, de a poco, a la sociedad.
De la misma manera, no me gustaba el hecho de que un profesor de inglés me dijera: “Vos sos traductora, ¿qué hacés dando clases si sos traductora?”. En consecuencia, un día dije: “Voy a ser profesora para que nadie me pueda discutir qué hago acá y yo pueda decir que este lugar me lo gané”. Y así lo hice, me recibí. Soy profesora, este es mi lugar, y es una de las profesiones que me apasiona. Lo mismo me pasa ahora cuando veo a un traductor o a un profesor interpretando ya que si bien son profesiones emparentadas, todas requieren de habilidades o destrezas distintas, y por algo uno las estudia, las ejercita y las alimenta. Por ejemplo, creo que si un traductor nunca vio una cabina, no va a saber cómo usarla o hacer el trabajo.
3.     ¿Le es difícil mantenerse al día con las noticias o el hecho de tener curiosidad por todo es algo que ya forma parte de su rutina/personalidad?
Ser curioso es como un principio para estas profesiones. Si uno no es curioso o si uno no está informado acerca de lo que pasa en el día a día, no va a ser nunca un buen traductor o un buen intérprete.
¿Cómo me mantengo al día? Primero y principal, me levanto todos los días con el televisor como despertador, sintonizado en un canal de noticias a un horario determinado, en el cual sé que van a estar los títulos. Por lo tanto, ya de entrada me levanto enterándome de qué es lo que pasó durante la noche y lo que se espera para el día. Y en cuanto a las noticias, uno trata de leer todo lo que se puede. Por ahí trato de hacerlo directamente en inglés, por ejemplo, si quiero saber sobre algo que pasó en el mundo, entro a un medio extranjero, como la BBC, el New York Times o cualquier otro, en vez de leerlo en un medio argentino. El hecho de leer las noticias ya forma parte de mi rutina como también la curiosidad que, de hecho, ya formaba parte de mi personalidad.
En resumen, la curiosidad es uno de los motores principales. El hecho de estar traduciendo, por decirte… en este momento yo estoy trabajando en un proyecto sobre una universidad que tiene determinadas acreditaciones internacionales y yo podría sentarme a traducir perfectamente puesto que entiendo todo lo que dice. Sin embargo, me puse, por mi cuenta, a buscar las diferencias entre cada una de esas acreditaciones. “¿Por qué una y no la otra?” Es más, hasta para decirle al cliente: “Mirá, me parece que si lo que vos querés es sumarle prestigio a tu trámite, yo haría la traducción de esta acreditación que, por mi investigación, encontré que es la más importante de las tres que tiene.” Eso es curiosidad y también brindarle un poquito más de servicio al cliente.
4.     En algún momento de su carrera como intérprete, ¿se propuso cumplir una meta como por ejemplo, llegar a interpretar a una persona muy importante, o que usted considerara importante ya sea un político, actor, etc.; adquirir cierto nivel de conocimiento; ...? De ser así, ¿cree que logró alcanzar esa meta?
Por supuesto, me hubiese encantado interpretar a determinadas personas que hoy no podría, pero porque habría que revivirlas, como determinados músicos o artistas, científicos como Einstein, Galileo. Hace poco, el 19 de abril, fue el día de la bicicleta debido a que un científico suizo, si mal no recuerdo, inventor del LSD, estaba haciendo sus experimentos y me hubiese encantado tener la oportunidad de interpretarlo mientras contaba su experiencia y cómo logró llegar a eso. También me hubiese encantado interpretar determinados juicios o participar en ellos.
Hoy en día, me encantaría poder interpretarlo a Paul McCartney si viniera de nuevo a la Argentina, o a un buen actor, Hugh Grant, por ejemplo. En su momento, otra persona que me hubiese encantado interpretar es al primer ministro inglés, pero obviamente no llegué. Desde Paraná es muy difícil tener ese alcance, son muy pocos los intérpretes, y son principalmente los que están en Buenos Aires los que tienen el privilegio de poder llegar a interpretar o estar en mesas o rondas de trabajo con políticos, actores. Sí creo que si uno se propone una meta, va a hacer todo lo posible por lograrla.
Hoy por hoy, mi meta personal como intérprete es seguir trabajando en la profesión en sí, lo cual es bastante difícil, porque no hay mucho trabajo y lo que  hay se tiene que pelear bastante.
5.     Y por último, ¿llegó a interpretar sobre cierto tema a pesar de que este no fuera de su agrado o usted tuviera una posición distinta? ¿Cuál fue y por qué lo hizo?
Me pasó de tener que interpretar a una persona que venía de afuera a hablar sobre agrotóxicos a una institución acá en Paraná. Yo estaba a favor de su postura en realidad, es decir, en contra del uso de estas sustancias químicas. Pero lo que se tornó un poco complicado o difícil fue que en el público, el cual era bastante reducido, había personas que eran proagrotóxicos y la otra mitad que era antiagrotóxicos, y se empezó a generar toda una discusión entre ellos. Al principio, esta era “pacífica” por así decirlo. Luego fue elevándose de tono y se empezaron a decir absolutamente de todo, a insultarse con todo lo que te puedas imaginar. El disertante, que no entendía mucho ni de español ni de inglés ya que no eran sus lenguas madres (aunque sí dio la disertación en inglés), nos preguntaba a mi colega y a mi (estábamos interpretando de a dos), qué era lo que estaba pasando. La cuestión era que, como te decía antes, no solo discutían sino que también se decían cosas como: ‘Sos un hijo de…’ ‘Andate a la pu… que te parió’ y nosotras no podíamos decirle esto al disertante. Entonces, la posición que tomamos fue de comunicarle que estaban discutiendo entre ellos en un tono bastante alto pero que él no tenía nada que ver.
Sí me pasó una vez de tener que traducir algo, donde mi posición era totalmente distinta a la que tengo hoy en día. En su momento cuando me llegó el trabajo, pequé, solamente leí un par de hojas, vi que lo podía hacer, lo presupuesté y me lo asignaron. Llegó la hora de ponerse a trabajar y ahí fue que me di cuenta de lo que estaba traduciendo: eran métodos de convencimiento para atraer adeptos a un determinado tipo de religión. En otras palabras, eran técnicas de liderazgo pero aplicadas a esto, a convencerte de que te asocies a esta religión y que aportes determinada cantidad de dinero. Me impactó bastante ver cómo le lavan el cerebro a las personas para que se queden en una determinada religión, fuese católica, judía, etc. Terminé el trabajo y listo, no había vuelta atrás. Era chica, recién estaba empezando a trabajar y bueno, cometí ese pequeño error de no haber leído entero el original antes de hacer un presupuesto y dar el ok.
Básicamente eso, no me ha tocado interpretar temas que no sean de mi agrado. Directamente, si algo no es de mi agrado, no lo hago, o si veo que no me da, tampoco. Un ejemplo: hace poquito, dos o tres semanas, fui convocada para interpretar en un congreso que era muy técnico, sumamente especifico, todas cuestiones de energía, electricidad, etc. y para mí, era poco el tiempo con el que disponía para prepararme y fue por eso que decidí no tomar el trabajo. Además, por una cuestión personal también ya que si voy a hacer un trabajo, voy a tratar de hacerlo lo mejor posible y en este caso, yo sabía que eso no iba a ser posible.